¿Qué dice tu escritorio de ti?

0
170
Foto cortesía de: www.pixabay.com

La mayor parte de nuestro tiempo la pasamos en nuestro lugar de trabajo, es por esto que es normal que en nuestro escritorio existan ciertos elementos personales, claro tomando en cuenta algunos límites que debemos respetar por ser parte de nuestro espacio laboral. El buró puede decir mucho de nosotros, es un reflejo fiel de nuestra personalidad.

Pon atención a los siguientes detalles que puede dejar al descubierto muchas cosas sobre nosotros y en qué cantidad pueden beneficiarte o perjudicarte:

1. Fotografías

Tener una o dos fotos de nuestros hijos o de nuestra pareja demuestra que somos personas afectuosas y que le damos valor a aquellas personas que nos rodean. Evita que tu escritorio parezca un collage, coloca como máximo la cantidad de fotos indicada al inicio, ya que tapizar tu área de trabajo con retratos, dibujos… te restará profesionalismo. Además es importante que selecciones muy bien qué tipo de fotos colocarás, evita exponer aquellas que sean demasiado íntimas o personales.

2. Adornos de escritorio

Al igual que con las fotografías la clave es no abusar. El tener uno o dos adornos de buen gusto denotan que hemos apropiado nuestro lugar de trabajo y nos sentimos cómodos en él. A la hora de seleccionar los adornos escoge aquellos que además de ser útiles, sean estéticamente atractivos.

Además de los objetos, fotos… que puedas tener en tu sitio de trabajo, también es relevante cómo se encuentra tu escritorio. El orden o el desorden que puedas tener allí dirá mucho sobre ti.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

El trabajar en un escritorio pulcro y totalmente ordenado, puede promover una dieta saludable, contribuye a que seas más generoso y favorece a que tomes una actitud convencional en la vida. También te va a inducir a hacer cosas buenas, evita que cometas cierto tipo de delitos, te alienta a hacer lo que se espera que hagas y evita que las personas dejen basura por doquier.

Un buró desordenado fomenta la creatividad, permite que se abran nuevos enfoques, te inspira a romper con todo aquello que sea tradicional. Incluso se dice que aquellas personas con el escritorio desordenado son más propensas a escoger las cosas más novedosas que aquellas que tienen un escritorio pulcro.

Concluyendo para disfrutar de los beneficios que traen ambas situaciones, lo ideal es buscar un equilibrio entre el orden, la pulcritud y el desorden. Aunque esto suene un poco descabellado.

Es importante que siempre tengas las cosas donde puedas encontrarlas cuando las necesites. Además evita tener ciertos elementos personales a la vista en tu oficina: “recetas médicas de ansiolíticos o psicofármacos, avisos de deuda o cuentas vencidas, cartas de amor (o notitas sexy), solicitudes para un nuevo empleo o cualquier otra cosa que pueda perjudicarnos. Asimismo, evita recibir correo demasiado personal, o bórralo de inmediato, si no quieres que caiga en manos equivocadas.”

Sigue todos los tips dados y cambia o mejora tu imagen en la oficina mediante la organización de tu escritorio.

Fuentes: profesion.esrevistabuenasalud.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here