Poner límites nunca está demás

0
178
Foto cortesía de: www.pixabay.com

En la cotidianidad de la vida, es común darnos cuenta de lo fácil que pueden surgir problemas en nuestras relaciones interpersonales cuando no ponemos límites. Hay veces que impartirlos es muy fácil en las personas que nos rodean cotidianamente, pero con respecto a amigos, familiares y parejas, este aspecto se torna más difícil.

Sin embargo, lo cierto es que el respeto está compuesto de límites. Cuando  pasamos sobre los límites de otra persona, la estamos irrespetando. Y así como los demás ponen límites, nosotros también debemos colocarlos sin temor a lo que opinarán otros, de acuerdo a ser leales a nosotros mismos.

Los límites son los encargados de llevar en orden nuestras vidas. Al poner límites nos sentimos mejor con nosotros mismos, y colocamos las pautas de nuestra relación con los demás. Reconocer y establecer límites les indica a otras personas cómo queremos que ellos nos traten.

Uno de los casos más comunes, es lo difícil que es ponerles límites a los familiares. Existen padres altamente demandantes con sus hijos, donde estos últimos acaban satisfaciendo las necesidades de los primeros. A veces los tíos o familiares cercanos piensan que tienes la obligación de comportarte de una determinada forma con ellos, o te atribuyen cargas que no debes llevar, pero que para ellos son tu obligación.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Dejarles en claro que cada quien debe llevar sus propias cargas, y que deben de aceptarte tal cual cómo eres, es establecer límites para con ellos. Es cierto que no les va a gustar que cambies tus parámetros, porque para los demás era más cómodo de la otra forma, pero terminarán acostumbrándose a tu postura y respetándola.

En el caso de las parejas pasa inclusive más. Muchas parejas creen que tienen el derecho de revisar los teléfonos, computadoras, correos electrónicos, redes sociales, y cualquier espacio personal de su compañero/a. Es importante que si es tu caso, hables con tu pareja y le expliques tranquilamente pero con énfasis y determinación, que se está extralimitando al invadir tu espacio personal. Es decir, ponerle límites a tu espacio como individuo.

Para poner límites es necesario que estemos claros sobre cuál es nuestra postura, qué estamos dispuestos a aceptar y qué no, con el propósito de poder establecer espacios que defenderemos. También debemos saber qué queremos lograr con eso. Es necesario en este punto valorarnos a nosotros mismos debidamente, no otorgar más valor a los demás sobre el nuestro.

Por último, es importante descartar mitos con respecto a los límites. Que el amor no requiere límites, que los límites son egoístas, que nos alejan de los demás, son solo algunas de las excusas. Todos tenemos límites y es sano tenerlos, más aún siendo, como somos, parte de una sociedad.

Fuentes: habilidademocional.com, psicologiayconsciencia.com, mejoraemocional.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here